Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Política De Cookies

Estrategias clave para mejorar la postura y evitar dolencias

Estrategias clave para mejorar la postura y evitar dolencias

Los trastornos musculoesqueléticos (TME) son un problema global que afecta a la calidad de vida y eficiencia laboral de muchas personas.

Estos trastornos, a menudo vinculados con posturas incorrectas y malos hábitos cotidianos, especialmente en el trabajo, pueden mitigarse significativamente mediante la adopción de una postura adecuada.

Entendiendo los TME

Los TME impactan músculos, articulaciones, tendones y ligamentos. Algunos ejemplos comunes son:

  • Dolor de espalda
  • Lesiones de hombro
  • Lesiones de cuello
  • Lesiones de muñecas
  • Síndrome del túnel carpiano

Los factores de riesgo que contribuyen a los TME son:

  • Mala postura
  • Movimientos repetitivos
  • Ergonomía deficiente
  • Falta de ejercicio
  • Estrés

La importancia de una postura correcta

Una postura adecuada distribuye el peso corporal uniformemente, reduciendo la tensión en ciertas áreas y la carga en las estructuras musculoesqueléticas.

Mantener la espina dorsal en sus curvas naturales disminuye la presión sobre discos y nervios, previniendo dolores de espalda y lesiones.

Cómo mejorar los hábitos posturales

  1. Ergonomía laboral: Configura tu espacio de trabajo de manera ergonómica, ajustando la altura y ángulo del monitor y utilizando una silla con soporte lumbar.
  2. Postura al sentarse: Mantén la espalda recta y los hombros relajados. Usa cojines o soportes si es necesario.
  3. Movilidad y pausas activas: Toma descansos regulares para estirarte y moverte, e incluye ejercicios de estiramiento y fortalecimiento en tu rutina.

Fomenta un estilo de vida saludable

  1. Ejercicio regular: La actividad física mejora la fuerza muscular y flexibilidad. El ejercicio aeróbico ayuda a mantener un peso saludable.
  2. Mantenimiento del peso: Evita el exceso de peso para reducir la carga sobre las articulaciones.
  3. Manejo del estrés: Técnicas como la meditación y el yoga pueden aliviar la tensión muscular y reducir el riesgo de TME, promoviendo la salud musculoesquelética.

La prevención de TME empieza con el cuidado de nuestros hábitos posturales. Una postura correcta, ergonomía en el trabajo y un estilo de vida activo son clave para prevenir estos trastornos. Con una mayor conciencia sobre nuestra postura y unos cambios sencillos en nuestra rutina diaria, podemos proteger nuestra salud musculoesquelética y disfrutar de una vida más plena y libre de molestias innecesarias.

¿Listos para dar el siguiente paso en la prevención de riesgos en tu entorno laboral?

En OTP, nos especializamos en crear ambientes de trabajo más seguros y saludables. Nuestros expertos en prevención de riesgos laborales pueden ayudarte a implementar estrategias efectivas para mejorar la postura y la ergonomía en tu empresa, reduciendo así significativamente el riesgo de TME.

Contáctanos hoy y comienza a construir un futuro más saludable y productivo para ti y tu equipo. ¡Tu bienestar es nuestra prioridad en OTP!

OTP, Oficina Técnica de Prevención

Impulsamos la prevención de riesgos laborales y ayudamos a fomentar el bienestar, la seguridad y salud de las personas en las organizaciones. #PRL #SST