Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Política De Cookies

Accidente cerebrovascular y cardiopatías, los asesinos silenciosos de los trabajadores

Accidente cerebrovascular y cardiopatías, los asesinos silenciosos de los trabajadores

Podría decirse que el objetivo último de nuestro trabajo como prevencionista es conseguir que los accidentes de trabajo sean cosa del pasado. ¿Pero qué hacemos con un accidente laboral que deja miles de muertes al año y que pasa inadvertido para la mayoría de prevencionistas? Hablamos de los accidentes cardiovasculares, y su incidencia en la mortalidad laboral.

En los últimos años no paran de llegar avisos de las autoridades laborales competentes sobre el incremento de estos riesgos. El último estudio en hacer sonar las alarmas es el que ha elaborado la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), publicado el 17 de mayo donde alerta del incremento de estos riesgos sobre todo entre los trabajadores que alargan su jornada laboral.

LAS CIFRAS DE MORTALIDAD POR ACCIDENTE CEREBROVASCULAR Y CARDIOPATÍAS

Entre 2000 y 2016, el número de defunciones debidas a cardiopatías relacionadas con las largas horas de trabajo aumentó 42%, cifra que se eleva al 19% en el caso de los accidentes cerebrovasculares.

Para ahondar más en la problemática, la OMS y la OIT estiman que en 2016 murieron 398.000 personas de un derrame cerebral y 347.000 de una enfermedad cardíaca por haber trabajado al menos 55 horas por semana. 

Sin ir más lejos, si extrapolamos estos datos al informe del Ministerio de trabajo y economía social de 2020, este señala que los infartos de miocardio y derrames cerebrales han sido la principal causa de muerte en el trabajo en España, doblando a la segunda causa que fueron los atrapamientos y amputaciones.

Este tipo de avisos de alarma llegan en un momento clave. La crisis económica, el teletrabajo y el miedo a perder el empleo está llevando a muchos trabajadores a alargar sus jornadas laborales más de lo debido. Ha habido algunos casos especialmente llamativos, como, por ejemplo, el que llevó a los empleados de Goldman Sachs a denunciar que sus jornadas laborales llegaban a ser de 95 horas semanales o los continuos casos de “crunch” en la industria del videojuego como se ha denunciado en Epic Games, EA Sports o Rockstar Games.

¿CÓMO ACTUAR FRENTE A LOS ACCIDENTES CEREBROVASCULAR Y CARDIOPATÍAS?

Desde la prevención de riesgos laborales se debe atajar estos problemas desde dos perspectivas muy claras. Por una parte, la vigilancia de la salud es esencial para evaluar el estado de los trabajadores y la detección precoz de problemas de salud derivados del trabajo. Debemos recordar que el artículo 22 de la ley 31/1995 de PRL dice que el empresario garantizará a los trabajadores a su servicio la vigilancia periódica de su estado de salud en función de los riesgos inherentes al trabajo.

Por otra parte, estas patologías están directamente relacionadas con los riesgos psicosociales pues están vinculadas al estrés y la ansiedad y cuya evaluación sigue siendo una de las tareas pendientes para la mayoría de empresas. Además, afecta notablemente a la conciliación entre la vida personal y familiar por lo que conlleva el peligro del aislamiento social del trabajador.

Con todo esto vemos que no son pocos los motivos para estar al tanto de los problemas cerebrovasculares y cardiopatías y tenerlos en cuenta a la hora de atender a las necesidades de nuestros colaboradores. 

Gonzalo Guillem Monzón

Más de 10 años cómo Tec. de RRHH y PRL sin perder de vista el cuidado de las necesidades de los trabajadores y las empresas de forma transversal.

Solicite su presupuesto