Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Política De Cookies

¿Qué es el COVID persistente? Guía para la reincorporación al trabajo

¿Qué es el COVID persistente? Guía para la reincorporación al trabajo

Lo que se conoce como COVID persistente es la prolongación extrema de (más de cuatro) síntomas de COVID-19 los cuales no permiten a las personas que los padecen realizar actividades normales en su día a día. 

Una de las problemáticas de esta patología es que los síntomas pueden ser varias e impredecibles con el tiempo. Varían de una persona a otra, en algunos casos son constantes y en otros van y vienen. Los más comunes son:

  • Falta de aliento y fatiga.

  • Tos y dolor de garganta.

  • Dolor muscular y articular.

  • Dolor de pecho.

  • Ansiedad y depresión.

  • Dolor de cabeza.

  • Dificultades para concentrarse.

  • Perdida de olfato.

  • Erupciones cutáneas.

  • Problemas digestivos y pérdida de apetito.

  • Problemas cardíacos y de presión arterial.

¿Por qué supervisar la reincorporación al trabajo de una persona con COVID persistente?

Dentro del proceso de recuperación, una de las partes fundamentales es la vuelta al trabajo. Esta debe ser flexible y contar con el apoyo de la empresa

El papel de la empresa como apoyo en la reincorporación de sus trabajadores con COVID persistente es de gran importancia. Para muchos este momento es un desafío

¿Quién debe hacer la supervisión?

El papel de la empresa y los trabajadores en puestos de referencia (supervisores, recursos humanos, directivos) es imprescindible cuando un paciente con COVID persistente reanuda su actividad laboral:

  • Son los encargados de flexibilizar las horas de trabajo, si hiciera falta, y ayudar al trabajador en su adaptación, poniendo por delante la protección de su salud.

  • Son el punto de referencia.

  • Tienen la responsabilidad de apoyarlo. Sentirse valorado y seguir conservando su sentido de identidad cuando pasa por sus peores momentos es fundamental para la prevención y cuidado de los riesgos psicosociales asociados al COVID persistente.

Guía para la reincorporación al trabajo de una persona con COVID persistente

Cada trabajador tendrá sus propias necesidades a la hora de reincorporarse a la dinámica laboral. La Agencia Europea de la Salud presenta algunos pasos que pueden ayudarte a gestionarlo de una forma segura, te los resumimos en cinco puntos:

  1. No romper el contacto con el trabajador mientras se encuentra de baja
    Cada trabajador es diferente, por lo que brindar una ayuda personalizada y periódica es importante. Muchas personas necesitan sentir que tienen el permiso de ausentarse del trabajo y el apoyo de la empresa para poder reposar y recuperarse.

  2. Planificar la reincorporación del trabajador con tiempo
    Organice un encuentro con el trabajador y una reunión con sus servicios de salud laboral para organizar un plan de reincorporación. Generar un plan actuación dará seguridad a ambas partes. Piense en cómo se sentiría usted si hubiese pasado una grave enfermedad y tuviese miedo de no recuperarse por completo ni poder volver a sus labores cotidianas.

  3. Preparar al trabajador para la reincorporación
    En esa conversación deben aclararse temas como qué tareas se siente capaz de hacer, cuáles son las posibles modificaciones para adaptar su puesto de trabajo y cuáles son sus ideas y propuestas personales. El objetivo es que ambas partes se sientan cómodas con el nuevo plan de trabajo y saber que tiene que ser flexible. Una cosa es pensar qué se siente uno capaz de hacer y otra es la realidad a la que se enfrenta una vez se reincorpore.
    Es aconsejable compartir las conclusiones tanto con los servicios de salud laboral como con recursos humanos y el resto de trabajadores. Es bueno comunicar el estado del trabajador, siempre guardando su confidencialidad.

  4. Apoyar al trabajador durante sus primeros días
    El trabajador que se reincorpora debe sentirse apoyado y con el permiso de tomarse las cosas con calma al principio. Acciones como darle la bienvenida, ponerle al día de los posibles cambios durante su ausencia y organizar revisiones periódicas para saber cómo se encuentra de salud pueden ayudar a que el proceso de adaptación sea más rápido y sencillo.  

  5. Realizar un seguimiento de su evolución en las dinámicas laborales
    El COVID persistente no es como otras enfermedades, los síntomas pueden ir variando y su intensidad también, es por ello que las revisiones no solo de salud, sino de carga laboral deben ser periódicas (también en el caso de los compañeros para que nadie se sature de trabajo).
    Solicite asesoramiento al departamento de recursos humanos para poder trabajar en conjunto y con una visión global. 

Esto es una forma de orientación para las empresas. Una guía de cómo ayudar a sus trabajadores con COVID persistente, pero se debe olvidar que cada paciente es diferente y por ello contar tanto con sus servicios de prevención y salud en el trabajo como con el departamento de recursos humanos es fundamental para crear dinámicas y protocolos adaptados.

OTP, Oficina Técnica de Prevención

Impulsamos la prevención de riesgos laborales y ayudamos a fomentar el bienestar, la seguridad y salud de las personas en las organizaciones. #PRL #SST

Solicite su presupuesto