Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Política De Cookies

La fatiga al volante: un riesgo subestimado en las carreteras

La fatiga al volante: un riesgo subestimado en las carreteras

Conducir con sueño se ha consolidado como uno de los principales peligros en la carretera, equiparable incluso al de conducir bajo los efectos del alcohol. A pesar de su alta incidencia en los accidentes mortales, este factor de riesgo permanece en gran medida en la sombra, con poca conciencia pública sobre su gravedad.

Los datos son alarmantes: según la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, en 2021, el 7% de los accidentes mortales en carreteras se debieron a la somnolencia. La Dirección General de Tráfico (DGT), en su Jornada Sueño y Conducción, ha enfatizado que la falta de sueño no solo es un problema de salud pública sino también una cuestión crítica de seguridad vial que merece toda nuestra atención.

Algunos de los indicios que ayudan a identificar un accidente por somnolencia, son:

  • El accidente se produce en una vía de alta velocidad.
  • No hay marcas de intentos de frenado.
  • Se acontece entre medianoche y el amanecer.
  • No incluye otros pasajeros en el vehículo.
  • El vehículo acaba fuera de la carretera, o en colisión con otro objeto inmóvil.
  • El grupo de personas más afectado suelen ser los transportistas o hombres jóvenes.

La somnolencia no solo reduce la capacidad de respuesta y concentración, sino que también disminuye la percepción del riesgo, aumentando la probabilidad de tomar decisiones erróneas.

Con una media de 6,8 horas por noche, el sueño insuficiente contribuye significativamente a este problema. Además del déficit de sueño, el consumo de drogas, alcohol o ciertos medicamentos, multiplica el riesgo de accidentes.

Afortunadamente, hoy en día contamos con soluciones tecnológicas, como los Sistemas Avanzados de Ayuda a la Conducción (ADAS), que ayudan a mitigar los efectos de la somnolencia. Sin embargo, la responsabilidad última recae en el conductor. La concienciación sobre los signos de fatiga y la adopción de medidas preventivas, como hacer pausas regulares, son fundamentales. 

La batalla contra la somnolencia no se ganará únicamente con avances tecnológicos. Es obligatorio fomentar una cultura de seguridad vial que valore el descanso y la atención plena durante la conducción.

De parte de OTP, solo nos queda recordaros aplicar el lema “Si tienes sueño, no conduzcas”, que puede salvar vidas. La prevención de riesgos laborales en la carretera comienza con el reconocimiento de la fatiga como un enemigo silencioso pero mortal.

OTP, Oficina Técnica de Prevención

Impulsamos la prevención de riesgos laborales y ayudamos a fomentar el bienestar, la seguridad y salud de las personas en las organizaciones. #PRL #SST