Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

¿Qué es el "crunch" y cómo afecta a la salud de los trabajadores del sector de los videojuegos?

¿Qué es el "crunch" y cómo afecta a la salud de los trabajadores del sector de los videojuegos?

Aunque el nombre nos puede despistar un poco, el Crunch es un anglicismo para referirse a las jornadas interminables que deben hacer los desarrolladores informáticos para acabar un producto antes de la fecha de lanzamiento.  

En el sector donde se ha hecho más tristemente famoso es en el de los videojuegos donde parece que se ha convertido en un problema estructural que afecta a la gran mayoría de grandes estudios.                       

En este hábito se entiende como Crunch aquellos aquellas horas de más que los desarrolladores trabajan para llegar a una fecha acordada de lanzamiento del videojuego. A veces son una o dos semanas, pero hay casos en los que se ha podido alargar varios meses. 

En otro tipo de empresas estas horas de más se estipularían como horas extras, pero en el mundo del videojuego no es así. Originalmente el Crunch exclusivamente se realizaba los días antes de entregar un proyecto y solo en ocasiones muy excepcionales. Hoy en día se ha normalizado hasta tal punto que no se pagan de forma acorde y casi es obligatoria para el trabajador.  

Lamentablemente el Crunch ha estado revestido de romanticismo lo que explica cómo ha proliferado tanto sin apenas oposición. 

Gonzalo Guillem, Consultor en Psicología, PRL y Recursos Humanos en OTP Oficina de Prevención,  nos explica por qué se produce el Crunch: “Principalmente se produce por una mala organización y dirección del trabajo. Las grandes figuras del sector, en sus conferencias explican como en sus inicios, para sacar su videojuego adelante, trabajaban día y noche sin descanso. El problema llegó cuando que esos mismos gurús han llegado a puestos directivos y confunden el trabajo individual con un modelo organizativo basado en echar horas sin límite”. 

Poco a poco el Crunch se fue haciendo más habitual y actualmente se ha convertido en un medio de explotación laboral generalizado. “Los estudios cuentan ya con que el último mes (en el mejor de los casos, en ocasiones se han conocido denuncias de hasta 4 meses) los trabajadores realizarán turnos de hasta 14 horas de lunes a domingo, con lo que reducen costes de personal y tiempo de producción maximizando beneficios a costa de la salud de los trabajadores”, explica Guillem.

Efectos sobre la salud 

Poca gente está capacitada para sobrellevar jornadas tan duras, por lo que los efectos más evidentes son las repercusiones físicas como los trastornos musculoesqueléticos y problemas cardiovasculares. 

Pero como comenta Gonzalo Guillem, las consecuencias más graves son las psicológicas. “La ansiedad y el estrés se generaliza en las plantillas y en el peor de los casos la depresión. Los trabajadores ven cómo se resienten las relaciones con familia y amigos y su único mundo se circunscribe a la organización (y estamos hablando de una organización tóxica)”. 

El ritmo de trabajo tan elevado puede llevar al trabajador al consumo de sustancias adictivas. “Estamos ante un auténtico círculo vicioso que puede llevar a destruir física y psicológicamente al trabajador”, advierte el experto. 

Otro de los peligros es el conocido como burnout o síndrome de trabajador quemado que está relacionado con la fatiga física y emocional de los trabajadores. Esto puede llevar con el tiempo a convertirse en absentismo lo cual también perjudica a la empresa. 

El papel de los directivos 

Gonzalo Guillem argumenta que son los propios directivos lo que fomentan el Crunch: “cuando alguna vez se les pregunta por qué han promovido el Crunch siempre responden ‘no obligamos a nadie a trabajar 14 horas, se hace por compromiso con el proyecto’, pero suele generarse una dinámica y un clima en el que si no realizas el Crunch, seguramente seas despedido o apartado de las funciones principales. Todo esto son signos de una organización tóxica”. 

Cómo prevenir el Crunch 

Parte de la solución está en nuestras manos y ya ha comenzado. Hace 1 año que este término ha salido a la luz con el caso de Telltale.

“Debemos ser conscientes de cómo se produce nuestro ocio y si ha sido elaborado a costa de la salud y la dignidad de los profesionales no comprarlo” reivindica Guillem. 

“Conocer en profundidad los límites de los RRHH y la ley de prevención de riesgos laborales ayudaría a acabar con ciertos comportamientos. Se debería evaluar la salud de los trabajadores con el fin de saber hasta dónde ha llegado el daño y si alguno de los trabajadores de la plantilla está en grave riesgo psicosocial. Si se da el caso, aplicar un plan de acción para reconducir la situación a términos aceptables”.

 

OTP, Oficina Técnica de Prevención

Impulsamos la prevención de riesgos laborales y ayudamos a fomentar el bienestar, la seguridad y salud de las personas en las organizaciones. #PRL #SST

Solicite su presupuesto