Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Política De Cookies

¿Es segura con nuestra privacidad la app Radar COVID del Gobierno?

¿Es segura con nuestra privacidad la app Radar COVID del Gobierno?

En pleno año 2020 estamos ya acostumbrados a instalar casi sin miramientos cualquier aplicación en nuestro móvil que prometa un mínimo de diversión o utilidad. A menudo estas aplicaciones traen consigo unas kilométricas condiciones de uso, legales y privacidad que al parecer solo tratan de enmascarar el hecho de que van a extraer todos los datos que puedan de nuestro uso del móvil, con la finalidad de venderlos y utilizarlos para dar forma a la publicidad que vamos a recibir.

Es normal, que siendo esto vox populi, salten las alarmas cuando aparece una app cuya finalidad es rastrear nuestros movimientos, siendo además publicada por un gobierno y que, como guinda, sirve para rastrear movimientos por motivos de salud.

De momento Radar COVID está en fase de pruebas en La Gomera únicamente, pero puede descargarse desde la tienda de aplicaciones.

Funcionamiento de la aplicación

Imaginemos que dos personas que no se conocían previamente coinciden sentados en un parque, mantienen una conversación y nunca más vuelven a coincidir.

Si voluntariamente, ambas personas tenían instalada Radar COVID, mientras se producía la conversación sus teléfonos móviles intercambiaron una clave generada aleatoriamente cada 15 minutos de la otra persona y que solo se almacenará localmente en sus dispositivos.

Pasados hasta 14 días después, si una de ellas es diagnosticada por COVID-19, Sanidad le ofrecerá un código que de forma opcional podrá introducir en la aplicación. En ese momento se enviará a un servidor un listado de únicamente las claves de la propia persona infectada.

 

Periódicamente, la aplicación se descarga la lista de claves de positivos de su región y comprueba si alguna de ellas coincide con el listado de claves que se han ido recogiendo, en este caso coincidiendo con la clave de la persona del parque, y mostrará un mensaje para alertar al usuario con información de cómo actuar al respecto.

¿Cómo se protege la privacidad?

Apple y Google, siendo ambos conjuntamente los fabricantes de casi la totalidad de los sistemas operativos móviles, unieron fuerzas para desarrollar las herramientas que permitirían únicamente a las organizaciones gubernamentales de sanidad crear apps para que los usuarios puedan comprobar si han tenido contacto estrecho con positivos por COVID-19.

 

En su paper de documentación de la tecnología, se establece que las aplicaciones desarrolladas deben ajustarse a unos criterios específicos de privacidad, seguridad y control de datos, donde únicamente se intercambian claves aleatorias autogeneradas y no se tiene registro alguno del individuo ni del dispositivo por parte ni de las agencias de sanidad ni las propias Apple o Google.

Además, el sistema es descentralizado, por lo que la comprobación de contactos se hace en cada dispositivo y no en un servidor central. Solo el usuario que haya estado en contacto con un positivo lo sabrá, pero no sabrá quién fue ni cuando ocurrió.

Para prevenir auditorías de rastreo de las claves por parte de terceros, estas se generan aleatoriamente cada 15 minutos. Además, la emisión se hace a través de Bluetooth, lo que limita el radio de la señal a unos pocos metros y es fácil de bloquear simplemente desconectándolo.

Al utilizar Bluetooth como método de intercambio y descubrimiento de dispositivos, es innecesario el uso de GPS u otros sistemas de rastreo como triangularización de posición con antenas de telefonía o WIFI. Por tanto, es imposible registrar donde se ha estado en ningún momento.

La fuerza de la señal Bluetooth determinará qué contactos son los que tenemos más cerca, y como máximo se registrarán las claves de la otra persona durante 30 minutos, tiempo más que suficiente para determinar que ha habido una interacción susceptible de haber sido de exposición al virus.

Conclusión

Las aplicaciones que hagan uso de la tecnología proporcionada por Apple y Google se verán beneficiadas por varios sistemas de seguridad derivadas directamente de su diseño. Será imposible rastrear la información de los usuarios porque ni se generan ni se guardan datos que puedan identificar a una persona.

Por tanto, siendo Radar COVID la aplicación que hará uso en España de este sistema, teniendo que ser auditada y certificada por los sistemas de revisión de Apple y Google, podemos estar tranquilos sobre nuestra privacidad. Sabiendo además que formará parte de una medida más de control y prevención de la expansión de la pandemia junto con el uso de mascarillas, desinfección, teletrabajo y distanciamiento social.

Toni López García

Entusiasta de la tecnología innovando en la gestión de la salud y seguridad en el trabajo. Inconformista sano.

Solicite su presupuesto