Solicitamos su permiso para obtener datos estad铆sticos de su navegaci贸n en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si contin煤a navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Pol铆tica De Cookies

El camino a la racionalizaci贸n de los horarios laborales

El camino a la racionalizaci贸n de los horarios laborales

La jornada laboral de 8 horas no es patrimonio único español, lo que sí que es nuestro es la forma de dividir y aprovechar esas horas. 

Por lo general comenzamos a trabajar a la misma hora que en el resto de países de nuestro entorno pero, mientras ellos terminan en torno a las 4-5 de la tarde, nosotros alargamos el día de trabajo hasta las 8-9 de la noche. Esto es debido en parte a las largas pausas para comer, las horas improductivas y a la realidad en que vivimos que hace que centremos nuestra vida entorno a la actividad profesional.

El trabajo es importante pero en ningún caso debe sustituir a la faceta familiar y personal. 

El concepto conciliar “es un modo de organizar el entorno laboral que facilita a hombres y mujeres la realización del trabajo y de sus responsabilidades personales y familiares. Conciliar no supone trabajar menos, sino de forma distinta”(Aragón-Sánchez, 2013).

La falta de conciliación como factor de riesgo psicosocial

La falta de conciliación es un factor de riesgo psicosocial que afecta a millones de personas. Les impide desarrollar su vida personal con plenitud y destruyendo la estructura social que les envuelve. Esto nos está conduciendo a sociedades cada vez más solitarias, individualistas y alienadas.

Gonzalo Guillem, Consultor en Psicología, PRL y Recursos Humanos en OTP Oficina de Prevención explica que “tenemos que destacar que estos horarios afectan en especial medida a las mujeres, pues sobre ellas recae la ‘doble presencia’. A las jornadas laborales larguísimas se les suma en demasiadas ocasiones el trabajo en el hogar y el cuidado de los hijos por lo que viven en un ciclo de trabajo interminable”.

Si nos fijamos en el modelo francés de 35 horas semanales, durante los años de aplicación de la medida (con la crisis se cargaron esta medida) el PIB de Francia no disminuyó, sino que llegó a aumentar en torno al 2,5% y la competitividad de su economía no se vio afectada, tal y como predecía la temerosa patronal francesa. 

“A esto le tenemos que sumar que algunas estimaciones calculan que la medida creó entre los 600.000 o 700.000 puestos de trabajo mientras que los cálculos menos optimistas lo sitúan 350.000 nuevos puestos de trabajo, lo cual no es nada desdeñable”. (Askenazy, P. 2013, “Working time regulation in France from 1996 to 2012”, Cambridge Journal of Economics, vol. 37, pp. 323-347).

Por otra parte, los trabajadores pueden usar esas horas en su beneficio. “Tenemos que acostumbrarnos a dejar de hablar de conciliación familiar en favor de conciliación entre la vida personal y la profesional” cuenta Guillem. “La conciliación va más allá de los trabajadores con hijos como tradicionalmente se ha tratado el problema hasta ahora. Lo esencial es que tenga tiempo para desarrollarse en plenitud”.

La Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles lanzó la campaña “Manifiesto por unos horarios racionales” con la cual pretende difundir entre la sociedad española por qué es necesario modificar nuestros horarios y con qué fin. 

En este manifiesto plantea cuestiones como: 

 

  • El tiempo es un bien único e insustituible, al que debemos valorar 
  • Debemos respetar el tiempo de los demás y ser puntuales 
  • Es necesario que cambiemos nuestros horarios para un mejor uso del tiempo 
  • Los padres deben organizar su tiempo para convivir y participar en la vida de sus hijos 
  • Es necesario disponer del tiempo para dormir bien en calidad y cantidad 
  • Las jornadas laborales tan largas perjudican la calidad de vida de la personas y tampoco son rentables para las empresas 
  • A las personas hay que valorarla por los resultados y no por la cantidad de horas pasadas en el trabajo 
  • La relación entre la dirección y el personal ha de basarse en los resultados, confianza y compromiso y no sólo en el cumplir su horario laboral 
  • La racionalización y flexibilización de los horarios permite a las personas tener tiempo para su vida privada, lo que conlleva que el personal es más motivado y fiel a su empresa
  • Los horarios comerciales deben ser flexibles en beneficio de todos, sin perjudicar el tiempo de descanso y de la vida privada de los trabajadores de este sector.

En el XIII Congreso Nacional para Racionalizar los Horarios Españoles, un evento organizado y promovido por ARHOE-Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles se reivindicó un cambio cultural en las empresas y en el liderazgo para conseguir una conciliación y una igualdad real. Una cultura que atienda más que a los horarios al cumplimiento de objetivos, a los resultados del trabajo y a la mejora de la productividad.

“Las herramientas tecnológicas nos permiten trabajar dónde, cuándo y cómo queramos, pero pueden ser un arma de doble filo si no se utilizan racionalmente. Es por ello que ya se está empezando a hablar de «dieta digital» para evitar el estrés al que puede conducir estar conectado permanentemente.

Todas las generaciones valoran la conciliación, pero los más jóvenes se están dando cuenta de lo prioritario que es poder tener tiempo para desarrollar una vida personal plena: el trabajo y el salario no lo son todo.

El diálogo intergeneracional es más necesario que nunca en un país cada vez más envejecido. Hay que dar valor a la maternidad y facilitar todas las medidas necesarias para que la mujer no tenga que elegir entre ser madre o tener un puesto de responsabilidad.”

Gonzalo Guillem concluye que avanzar hacia una cultura de la productividad y la conciliación es complejo, “requiere un cambio de cultura empresarial, social y legislativo. Por una parte, si las empresas cumplieran la legislación actual se disminuiría parte del impacto”. 

El control horario lleva introducido en nuestras empresas desde mayo de 2019 pero no todas lo han implantado al 100%. “La adopción del horario intensivo es obligatoria si queremos seguir avanzando” advierte el consultor. 

“Por otra parte, el actual gobierno en funciones debe legislar en favor de la conciliación. Por ahora hay un proyecto para reducir el cómputo generales de las 40 actuales hasta las 37.5 horas semanales lo cual ya sería un notable avance en post de la conciliación, pero no suficiente. Estos esfuerzos pueden llegar a ser estériles si no se acompañan de una mayor cantidad de inspectores de trabajo que vigilen que no existan abusos laborales y exijan a las empresas que realicen estudios de riesgos”.

OTP, Oficina T茅cnica de Prevenci贸n

Impulsamos la prevenci贸n de riesgos laborales y ayudamos a fomentar el bienestar, la seguridad y salud de las personas en las organizaciones. #PRL #SST

Solicite su presupuesto