Solicitamos su permiso para obtener datos estad铆sticos de su navegaci贸n en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si contin煤a navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Pol铆tica De Cookies

Coronavirus y Tabaco: un buen momento para dejar de fumar

Coronavirus y Tabaco: un buen momento para dejar de fumar

¿Es un buen momento para dejar de fumar? Muchas personas en el confinamiento han aumentado el consumo de cigarrillos. Hemos visto colas infinitas de gente guardando la distancia de seguridad en las puertas de los estancos. Pero ¿qué se sabe de la relación entre tabaco y coronavirus?

Según la OMS, y atendiendo a las investigaciones actuales, el consumo de tabaco puede aumentar el riesgo de sufrir síntomas graves debido a la enfermedad de COVID-19. Además, tener antecedentes de tabaquismo puede aumentar sustancialmente las posibilidades de resultados adversos para la salud de los pacientes con COVID-19, incluido el ingreso a cuidados intensivos, que requieren ventilación mecánica.

También está en estudio si fumar pipa de agua aumenta el riesgo de padecer COVID-19 dado que es una actividad que se realiza típicamente dentro de grupos en entornos públicos, donde normalmente una sola boquilla y manguera a menudo se comparten entre los usuarios. Además la mayoría de los lugares donde se fuma este tipo de pipas no realizan una limpieza frecuente de la tubería del agua. Se deben desarrollar y aplicar pautas para el saneamiento de los componentes de pipas de agua reutilizables para prevenir la propagación de enfermedades infecciosas como COVID-19. Estos factores aumentan el potencial de transmisión de enfermedades infecciosas entre los usuarios, y el riesgo aumentaría si se fuma pipa de agua en lugares cerrados.

El consumo de tabaco es el principal factor de riesgo para desarrollar enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), enfermedad crónica inflamatoria de los pulmones que obstruye el flujo de aire desde los pulmones. Los síntomas incluyen dificultad para respirar, tos, producción de mucosidad (esputo) y silbido al respirar. Es causada por la exposición a largo plazo a gases o partículas irritantes, en la mayoría de los casos del humo de cigarrillo. Las personas con EPOC son más vulnerables a coronavirus. Además los pacientes con EPOC tienen mayor riesgo de padecer enfermedades cardíacas, cáncer de pulmón y una variedad de otras afecciones. Fumar también se asocia con un mayor desarrollo del síndrome de dificultad respiratoria aguda, una complicación clave para los casos graves de COVID-19.

Según la OMS, la evidencia de China, donde se originó COVID-19, muestra que las personas que tienen afecciones cardiovasculares y respiratorias causadas por el consumo de tabaco tienen un mayor riesgo de desarrollar síntomas graves de COVID-19. La investigación en 55 924 casos confirmados por laboratorio muestra que la tasa bruta de mortalidad para pacientes con COVID-19 es mucho más alta entre aquellos con enfermedad cardiovascular, diabetes, hipertensión, enfermedad respiratoria crónica o cáncer que aquellos sin condiciones médicas crónicas preexistentes. Esto demuestra que estas condiciones preexistentes pueden aumentar la vulnerabilidad de tales individuos a COVID-19.

Además fumar también es perjudicial para el sistema cardiovascular y se ha visto que el virus que causa COVID-19 (SARS-CoV-2) es de la misma familia que MERS-CoV y SARS-CoV, los cuales se han asociado con daño cardiovascular (ya sea agudo o crónico). Es por ello que el efecto de COVID-19 en el sistema cardiovascular podría empeorar las condiciones cardiovasculares preexistentes.

Como mucha gente sabrá, el uso de cigarrillos electrónicos también es perjudicial para la salud y aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas y trastornos pulmonares, con lo cual no es una buena alternativa para fumar durante el confinamiento.También es sabido que la exposición al humo de terceros es perjudicial para estos, sobre todo para los niños, los cuales son especialmente susceptibles. Es más, vemos a personas con la mascarilla puesta que se la retiran para fumar, aumentando así el contacto de la boca con los dedos (incluso en algunas ocasiones con los guantes puestos), lo que aumenta la posibilidad de transmisión del virus. 

En 2008, la OMS presentó el paquete técnico POWER de medidas de control del tabaco para proteger la salud pública, que se aplican tanto a nivel global como regional, y así reducir el impacto del tabaco en la salud de las personas.

Por lo tanto, es importante crear conciencia en la deshabituación tabáquica. A pesar de que todavía queda mucho por investigar en la relación entre tabaco y el nuevo coronavirus, sí que sabemos que la buena salud respiratoria y cardiovascular es importante para que un paciente con COVID-19 responda positivamente, se reduzca el riesgo de desarrollar síntomas graves y se recupere con éxito de la enfermedad. 

Para finalizar, os dejamos la colección Opciones efectivas para dejar de fumar durante la pandemia de COVID-19 de la librería Cochrane, cuyos artículos tratan temas como medicamentos, apoyo conductual y abandono gradual.

Filo Gracia Codo帽er

M茅dico del Trabajo, me dedico a la Vigilancia de la Salud de los trabajadores y Promoci贸n de la Salud en el trabajo. M茅dico responsable centro de reconocimientos m茅dicos conductores, armas, animales peligrosos, embarcaciones.

Solicite su presupuesto